Amalia Pluma Gris nos ha contado su experiencia con las esencias Trembling Light

Amalia Pluma Gris, que nos ha contado su experiencia con… las Trembling Light Essences.
Amalia Pluma es terapeuta floral y facilitadora del juego de la Transformación
mandalamalgrat@hotmail.com  

LÁGRIMAS DEL BOSQUE 
Una pacienta de unos 30 años incapaz de “soportar” a los mejores amigos de su marido, muy presentes en su día a día. Después de tomar lágrimas pudo relacionarse con ellos de una manera más distendida, sin tanto malestar, irritación e intolerancia.

 

MANTO AZUL 
Una pacienta ama de casa con problemas de sobrepeso incapaz de ponerse a dieta y seguirla. Manto azul permitió el click y empezó a hacer las cosas de otra manera. Lo cual creía imposible.

BÁCULO DE LA VERDAD 
Es como “abróchense los cinturones que vienen curvas“. Vaya movidas. Con una claridad y una fuerza impresionante vas con la espada a cortar todo lo que dificulta el Camino. También es de las que notas rapidito.

TRANSFORMACIÓN 
La tomó un paciente de unos 48 años al que yo curiosamente llamaba Miquelet. Tenía la sensación de desconexión de su niño interior. Lo tenía muy desatendido. Curiosamente al tomar la esencia empezó a relacionarse con el mundo sutil de una manera contundente. Recuperó su intuición – percepción, y dejó de sentirse un bicho raro para permitirse ser más él mismo.

LIBERTAD
Esta fue increible. Una pacienta de 50 años. La tomó sólo 3 días!!! Llevaba una relación clandestina de más de 6 meses con un compañero de trabajo casado, el cual no quería comprometerse en nada y para nada con ella. Pero ella seguía ligada a él con unas cadenas invisibles e incomprensibles. Verdadero apego.
Pues bien, la toma y al tercer día va a su encuentro, se atreve a pedirle que se comprometa, y ante la negativa de él, definitivamente se libera de lo que le ata él y lo deja.
A los dos días tomó mastiki II, pero sólo durante un par de días, ya tenía suficiente, y las cosas más que claras. “A otra cosa baldomero!“.

PUERTA DE LA FELICIDAD 
La he dado a varias personas y en todas a trabajado de modo diferente, pero como siguiendo una línea de catalizador.

La tomé yo y me llevó a un sutil cambio de perspectiva en mis relaciones y los viejos patrones. Aunque como ya te comenté necesité de una segunda dosis. La segunda vez no fuí tan consciente del cambio pero si noté que era a un nivel más profundo.

A una pacienta que llevaba más de un año sin hablarse con su madre (dolor, resentimiento, victimismo y un largo etc) de repente la llamó para tomar un café, a partir de ahí han retomado la relación, de una manera renovada.

Otro paciente, parecía estar a punto de conseguir vivir en armonía, pero había un tema pendiente y recurrente que se lo impedía. Al tomarla empezó a centrarse en él, a decir que no, y a procurar más por su bienestar en lugar de estar siempre pendiente de satisfacer a los demás.
Él me comentó la necesidad de volver a hacer también una segunda toma. Como sintiendo que aún le faltaba algo.”
  Amalia Pluma Gris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.